Fármacos

Creo que entonces aún dormía sin lorazepam. De fondo sonaba el piano de Wim Mertens, la trompeta de Maalouf o tal vez el Bahlawan de Mira Awad. El portátil abierto esperando una inspiración que casi nunca aparecía. El sol, el ventanal de la sala desde el que dominabas el mundo y tú. Los fármacos capaces de transformar en domingo cualquier mañana. Te extraño fuerte, amigo. Te sigo amando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s