Rafa Hernández

Espíritu libre. Perdedor vocacional. Devoto del Decrecimiento como filosofía. Adoro la montaña, la música, los gatos, las fotos y los buenos poemas. Los malos, también. Grave defecto: soy economista. De vez en cuando, escribo algo.